20100807233716-mhr-2.jpg

Por: Oscar Alarcón Delgado

DNEC-CGTP

FTCCP, VANGUARDIA SINDICAL DE LOS TRABAJADORES

La histórica Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), fundada el 19 de diciembre de 1958, continúa siendo la organización representativa de todos los trabajadores del andamio del país. A medida que avanza el aumento de sus bases y de la afiliación sindical, debido al reconocimiento de su capacidad combativa en defensa de los derechos laborales y la lucha por nuevas y mejores condiciones de salario, de vida y de trabajo; crece su capacidad de convocatoria, de movilización y de interlocución. Estas cualidades permitieron recuperar la negociación colectiva por rama de actividad, negada por la dictadura de Fujimori, y negociar cada año el Pliego Único Nacional de Reclamos, como es el caso del Pliego 2010 resuelto en el mes de julio, con la aprobación democrática de sus bases, en trato directo y refrendado mediante Resolución Ministerial Nº 187–2010-TR.

FTCCP PILAR DE LA CGTP

Pero la FTCCP es también la fortaleza obrera de la CGTP, depositaria del sindicalismo clasista, basado en valores de unidad, independencia, consecuencia, democracia y solidaridad, que además de luchar por las reivindicaciones de los trabajadores, lucha en defensa de las reivindicaciones sociales de nuestro pueblo y en defensa de los intereses nacionales, en camino a la construcción de una nueva sociedad sin explotados ni explotadores. Esta corriente sindical exige disciplina y un comportamiento ético de sus dirigentes y afiliados sujetos a principios, cuya conducta marca la diferencia de otras corrientes. Esto incomoda al gobierno de Alan García, porque no avalan su política laboral, porque exigen cambios en el modelo económico, político y social en beneficio de las mayorías del país mediante la distribución equitativa de la riqueza, la defensa del patrimonio nacional y la generación de empleo digno, con derechos.

GOBIERNO PRETENDE DESPRESTIGIAR ALENTADO LA DIVISION

Por eso el gobierno del Dr. García y connotados dirigentes apristas, no sólo hacen campañas con el objetivo de desprestigiar, sembrar la desconfianza y aislarlos de los trabajadores y el pueblo. Para ello prestan sus páginas los diarios “Correo” y “Expreso”, reclutan a los esquiroles que un día militaron en las filas de la FTCCP y que fueron expulsados, precisamente por su deslealtad con los trabajadores y su marcada conducta pro patronal a cambio de prebendas personales o grupales, que han degenerado en bandas delincuenciales que se disputan mediante la violencia y el chantaje, la conducción de las obras. Entre otros, Vicente Aponte y Augusto Ramos son expresión de esas desviaciones.

GANSTERISMO SINDICAL VOCIFERA Y DIFAMA.

El gansterismo sindical se aúpa en la central amarilla, convertida en sección del partido aprista, desde cuyas sombras lanzan las mas detestables difamaciones contra la dirección sindical de la FTCCP, en particular contra el liderazgo consecuente e indiscutible de Mario Huamán Rivera, reconocido por propios y extraños. ¿Con qué autoridad moral se atreven a cuestionar los resultados de la negociación colectiva desde una aparente posición ultra radical? ¿Pueden permitir los trabajadores que el lumpen ejerza la representación sindical en la negociación del Pliego Único Nacional de Reclamos? Definitivamente, eso es imposible.

CORTINAS DE HUMO PARA DISTRAER LA ATENCION PÚBLICA

Lo que está detrás de esta campaña, a la que se prestan los expulsados,  es ocultar los graves hechos de corrupción y negociado que viene realizando el gobierno, en la venta del gas que debe servir prioritariamente para el consumo doméstico e impulsar el desarrollo nacional. En esa línea de defensa del gas para los peruanos está la FTCCP, CGTP, frentes regionales, etc. con el destacado liderazgo, entre otros, de Mario Huamán. La estrategia del gobierno apunta a dividir a estas organizaciones y a desprestigiar a sus dirigentes, que constituyen la reserva moral de nuestro pueblo.

Felizmente los trabajadores no se dejan sorprender por estas maniobras y se mantienen firmes en la lucha por sus derechos laborales, pero también por los derechos sociales del pueblo peruano, respaldando a la FTCCP, a sus dirigentes y la reciente negociación colectiva.