20091015020105-tex-1.jpg

La compañía peruana TEXPOP S.A que llegó a recurrir a pruebas con un detector de mentiras para interrogar a los trabajadores sobre una acción de huelga y que los privaba de sus derechos fue duramente criticada por su conducta contra la mano de obra.

Según indicó Neil Kearney, Secretario General de la Federación Internacional de Trabajadores del Textil, Vestuario y Cuero (FITTVC), “la conducta de Texpop S.A. es totalmente intolerable. Hace dos años, la compañía sometió abusivamente a los trabajadores a un detector de mentiras para luego despedirlos ilegalmente. En la actualidad sigue violando los derechos de los trabajadores, hasta el punto de imponer jornadas de trabajo de 12 horas, trucar el reloj del sistema de tarjetas para pagar menos a los trabajadores, ignorando las disposiciones del acuerdo de contratación colectiva y despedir injustificadamente a los trabajadores que protestan por las malas condiciones de trabajo, aparte de no pagar la liquidación y los beneficios sociales correspondientes a los trabajadores despedidos”.

“Una trabajadora fue llevada a una oficina al otro lado de la ciudad y allí fue conectada a un polígrafo e interrogada si sabía de una posible huelga por el pago correspondiente a la antigüedad. Luego de horas de interrogatorios, le fue dicho que no había pasado la prueba y fue despedida. A las 7:00 de la noche, en una parte de la ciudad desconocida para ella y sin dinero encima, fue abandonada en medio de la oscuridad para que se fuera sola a casa”.

“Otro trabajador antiguo, Enrique Gorbina Rosales, que había trabajado para la compañía por espacio de 14 años, fue informado hace dos años de que si quería conservar su puesto de trabajo, también tenía que pasar por la prueba del detector de mentiras. Tres semanas después, le dijeron que los resultados sugerían que no había sido totalmente honesto en una de sus respuestas y que, de acuerdo con las reglas de la compañía, ésta no podía seguir empleándolo. Sin embargo, la compañía adujo que como no se trataba de un asunto serio, iba a hacer una excepción y le permitiría trabajar pero ahora como trabajador eventual, por recibo de honorarios, lo cual significaba que perdería sus derechos como empleado, incluyendo bonificaciones, vacaciones remuneradas, pago por antigüedad, seguridad social y derecho a prestaciones. Al negarse a aceptar, fue despedido”.

La FITTVC ha instado a la compañía a reunirse con el sindicato del lugar de trabajo y con la Federación Nacional de Trabajadores Textiles del Perú (FNTTP) con el fin de hallar soluciones urgentes a los problemas enfrentados por los trabajadores y ha advertido que, a menos que sea encontrada una solución rápida, contactaría a las multinacionales que mantienen operaciones en la compañía, las cuales incluyen a Calvin Klein, Tommy Hilfiger, Polo Ralph Lauren, Gap Inc., BCBG, North Face y Hollister.

La Federación Internacional de Trabajadores del Textil, Vestuario y Cuero es una Federación Sindical Internacional que reúne a 220 organizaciones afiliadas en 110 países, con una membresía combinada de 10 millones de trabajadores.