20110314085939-interrogacion.png

Por: Oscar Alarcón Delgado

Pablo Secada, Jefe del Plan de Gobierno del candidato Pedro Pablo Kuczynski (PPK), señaló que de triunfar el gringo se reducirían los derechos laborales tales como las vacaciones solo a quince días y anulación de la Compensación por Tiempo de Servicios (CTS). Aunque "desautorizado" posteriormente por PPK, no resulta nueva ni extraña la propuesta. Un gobierno continuista neoliberal, cualquiera que sea el nombre: PPK, Toledo, Castañeda, Keiko, etc. harán lo mismo. Es más, ya existen "los derechos laborales progresivos" considerado por Jorge del Castillo como revolución laboral del Apra.

Pretenderán “profundizar” la flexibilización laboral, favorable a los empresarios, porque serán gobiernos que  representan los intereses de todos los patrones capitalistas, los insaciables empresarios que en nombre de la globalización y la modernidad exigirán mayor sacrificio a los trabajadores  para aumentar sus ganancias.

Hay que reconocer la sinceridad con que se manifiesta el jefe del plan de gobierno de la propuesta “sancochao”. Otros ofrecen como en los viejos tiempos al modo de la vieja política criolla, aumentos de salarios, salud, educación, empleo. Recurren a la demagogia nauseabunda. Vomitan ofertas celestiales, pero ya conocemos los resultados desde los tiempos de Morales Bermúdez (“profundizar la revolución” y la traicionó) Fujimorí (“honradez, tecnología y trabajo” y se convirtió, en dictadura corrupta y asesina) Toledo (“Trabajo” y  “chorreo” y continuó el “choreo” que es diferente) Alan García, ni hablar, si existiera un premio internacional sería galardonado como el Presidente mas mentiroso del mundo.

Pero, lo peor de todo ello no es que sean así. Están en su lógica de profundizar la continuidad del modelo neoliberal. Lo peor de todo es que los trabajadores y una parte importante de la población les crean y voten por ellos.

La lucha electoral es también un terreno de la lucha de clases, lamentablemente los candidatos llamados a ser una real diferencia caen el mismo discurso de las ofertas, cuando de lo que se trata es, como señala Carlos Mejía, de trastocar el sistema establecido; o como reclama Jorge Aliaga cuando dice que los candidatos de izquierda en plena campaña electoral parecen que están en la clandestinidad.

A pesar de todo apostamos por la propuesta de Gana Perú, pero los candidatos de izquierda o “de los trabajadores” parecen unos más del montón y no verdaderos agitadores del cambio del sistema. Han perdido identidad propia y hasta tienen temores de presentarse como izquierdistas o comunistas, creen que les bastan sus nombres y sus retocadas imágenes. ¡Qué decepción!

En verdad no me preocupa lo que diga el señor Pablo Secada. Es sincero, es un vocero consecuente de la derecha. Me preocupa que los supuestos revolucionarios hayan ocultado su discurso transformador, cuando de lo que se trata es hacer mierda este sistema injusto de explotación capitalista.

Escuchen al siempre vigente Carlos Marx “...ya es hora de que los comunistas expongan a la faz del mundo entero sus ideas, sus tendencias y sus aspiraciones...”